Cuando éramos pequeños nuestros padres siempre nos preguntaban qué queríamos ser cuando de mayores. Unos decían médicos, otros profesores y los más aventureros apostaban por profesiones como astronautas o pilotos de avión. Des de la Escola de Vol La Serra queremos hacer un llamamiento a aquellos pequeños soñadores que, aunque se hayan hecho mayores, no han abandonado el sueño de surcar los aires.

Como ya sabéis, estamos constituidos como un club de vuelo, con socios que son unos amantes de los ‘pájaros con motor’ y les encanta compartir con su pasión por volar. También, somos una escuela de vuelo: estamos capacitados para impartir cursos y formación a aquellos que quieran iniciarse en el pilotaje de aviones ultraligeros. A todos estos segundos, tienen que saber que nuestros instructores los guiarán en todo el proceso de formación, para afrontar el examen teórico y cuando estos conceptos ya estén logrados, empezarán con las prácticas, pilotando ellos mismos una de nuestros avionetas, hasta llegar a despegar totalmente en solitario.

La sensación de despegar en solitario, como explica nuestro compañero Noel Ollé en el siguiente vídeo:


Por esta razón,
os presentamos a Itmar Fabregat, de 34 años, uno de nuestros alumnos que decidió no renunciar a su sueño e iniciar-se en el pilotaje de aviones ultraligeros. Con su testigo, os reafirmamos que nunca es demasiado tarde para tocar con la punta de los dedos un sueño, el de ser piloto de avionetas:

“Mis inquietudes en el mundo de la aviación ya empiezan de pequeño, la visión que tenía era como un placer más en mi vida y no tenía ningún pensamiento de hacerlo de manera profesional. Me planteé ser piloto como unas 200 veces: tal y como lo pensaba, lo dejaba correr.

Erróneamente creía que el precio sería elevadísimo, el temario extenso y fuera de mi alcance y el esfuerzo que me supondría mantener una licencia de vuelo, sólo de manera recreativa, no me permitiría vivir.  

Cuando tenía 24 años fue la vez 201 que me lo planteaba y decidí que fuera la última. Desconocía los tipos de licencias, no había volado nunca y no sabía ni por donde tenía que empezar. Por tanto, le pregunté a un conocido y me orientó haciéndome la pregunta clave: ¿Por qué quieres volar? ¿Cuál es tu finalidad?

Después de una buena charla de bar, decidí que mi camino se bifurcaría hacia los ULM (ultraligeros) y, en los alrededores de Lleida, la única escuela que existe es la Escola de Vol La Serra. Tal día, me planté con Jimmy, unos de los dos instructores que tiene la escuela y en ese momento, me enamoré de lo que me contaba y; sin pensarlo dos veces, me matriculé.

Iba muy equivocado, no es el deporte elitista que creía, el temario es del todo asequible y más bien fácil y comprensible, las posibilidades y la libertad que te da un avión ULM son increíbles y lo mejor de todo, no trabajas para mantener la licencia.

Todavía  había una cosa que me gustaba más y quizás fue la que a mi, personalmente, hizo que me lanzara a la piscina. Puedes volar des del primer día. Sí, sí… La práctica y la teórica van de la mano.

 

 Curs de pilotatge.

Itmar Fabregat (a la derecha) volando con un alumno de la Escola de Vol La Serra.

Podría decir que todo fue muy fácil y bonito, pero no era así. La práctica comportaba una buena dosis de tensión, de aprender técnicas que a uno le ponían un nudo en el estómago y de inacabables repeticiones de aterrar y elevarse. Hoy, mirándolo con perspectiva, estoy convencido de haber tenido unos instructores magníficos, pacientes y que enseñan a volar como toca, con seguridad, tranquilidad y decisión.

La recompensa llega en forma de vuelo en solitario, el momento en que tu instructor te ve preparado y te deja solo con tu avión y te dice: Elévate, desconecta y disfruta un rato. Ese fue el momento en que me enamoré de la aviación por completo y diez años después continúo disfrutando como el primer día.

Acabo dando un consejo a quienes puedan estar leyendo estas palabras. A veces, tenemos prejuicios hacia deportes que no conocemos, creyendo que son peligrosos o arriesgados o simplemente, no los hemos probado nunca o nos quedan lejos. Aquí lo tenemos al alcance, bien cerca y con la posibilidad de poder probarlo. La Escola de Vol ofrece ser piloto por un día, una iniciación al vuelo para sacar las dudas y disfrutar por unos instantes del que nos espera si acabamos adentrándonos en este maravilloso mundo.”

INFORMACIÓN IMPORTANTE PARA EL CURSO:

  • Desde 1600€ + IVA (Disponible el pago fraccionado en 3 meses).
  • Clases teóricas (Presenciales y videoconferencias).
  • Incluye libro teórico.
  • 10 horas de prácticas (Clases de 20-30 minutos de duración).
  • Inscripción como socio al Club Aéreo de Mollerussa.
  • Inscripción durante 1 año a la plataforma ULM Academy.


Si te quieres sacar la espinita que tienes clavada desde hace tiempo, contáctanos. Nosotros te ayudaremos a hacer tu sueño realidad.

606 45 30 01 – Jimmy Capell (Instructor de vuelo)